block-hp1.jpg
Solicita más información
arrow&v

Gracias por confiar en nosotros, En breve te contactaremos!

Balón Gástrico ingerible Elipse

Elipse es un balón gástrico que se coloca sin necesidad de procedimientos invasivos. El balón se traga durante una breve visita y se elimina de forma natural unas 16 semanas más tarde.

 

A diferencia de otras opciones para la pérdida de peso, el sistema Elipse no requiere anestesia, cirugía ni endoscopia.

¿Cómo se coloca el balón gástrico Elipse?

El Balón Elipse se presenta en una cápsula con un tubo delgado. Se traga la cápsula y el médico toma una radiografía rápida para asegurarse de que el balón se encuentra en el estómago. Este se llena a través del tubo que se retira después para completar el proceso.

 

La colocación del sistema Elipse tarda apenas unos 15 minutos. Si no puede tragar la cápsula con facilidad, Elipse dispone de un accesorio que el médico puede utilizar con suavidad para ayudarle a traga.

Medicina estética

¿Cómo es la recuperación?

Es posible que experimente algunas náuseas y molestias durante la primera semana después de la colocación de Elipse. Su médico puede prescribirle medicación para que se sienta mejor. También le proporcionará información detallada sobre los  riesgos y beneficios de Elipse.

¿A quién va dirigido el Balón Gástrico?

"Este tratamiento está indicado en pacientes con sobrepeso de grado II con un índice de masa corporal (IMC) entre 27 y 29 kg/m2 u obesidad leve grado I con un IMC entre 30 y 34,9 kg/m2 como ayuda o complemento a la pauta dietética. También puede indicarse en determinados pacientes con demasiada obesidad (IMC superior a 50 Kg/m2) como terapia puente a la cirugía en determinados casos en los que existe alguna contraindicación o alto riesgo anestésico" 

Ventajas del Balón Gástrico

Gracias al Balón Gástrico Elipse, el paciente consigue perder peso y lucir el cuerpo que siempre ha soñado de forma segura y eficaz. El Balón Gástrico es el primer paso para cambiar su cuerpo y, gracias al programa de alimentación y a la reeducación alimentaria asociada al tratamiento, el paciente puede cambiar su vida y salud.

  • Reduce el volumen del estómago

  • La intervención no dura más de 30 minutos

  • Técnica no invasiva, no requiere hospitalización

  • Sin cirugía, ni incisiones ni cicatrices

  • Rápida recuperación

  • Vuelta al trabajo o a la rutina diaria en pocos días

  • Aumenta la autoestima y rebaja la ansiedad

  • Provoca una sensación de saciedad

  • La pérdida de peso se inicia al día siguiente de la colocación